Validar el bachillerato desde casa

adult-3182384_640

Existen varias razones por las que una persona no haya podido cursar el bachillerato, entre ellas la situación económica. Y durante la adultez sería más difícil debido a que muchos trabajan, se encargan de sus familias o viven en una zona rural, donde los caminos, por lo general, se encuentran en mal estado. Y aunque existan instituciones que ofrecen cursos rápidos de bachillerato para mayores de edad, la mayoría se imparten en las ciudades y el que desea cursar no solo debe pagar la matrícula, sino también los materiales, el traslado, la comida, los exámenes, la obtención del título y su validación. Por lo tanto, y con el auge del internet, se ha propuesto una nueva alternativa: validar el bachillerato desde casa.

En algunos países, como España y Colombia, se están ofreciendo esas opciones para las personas adultas que desean terminar sus estudios para acceder a un puesto de trabajo o ingresar a la universidad. Para los que desean validar el bachillerato desde casa, deben tener acceso al internet y una computadora donde puedan asistir a las videoconferencias. Se puede realizar una búsqueda rápida por Google y aparecerán diversas ofertas de bachillerato a distancia gratuita. Pero hay que tener en claro que, si se quiere realizar un estudio serio, ésta no saldrá gratis. Lo que sí puede ofrecer es un descuento o una baja cuota en los aranceles. Otras características de estos cursos son que el alumno puede realizar sus consultas al profesor mediante correo o WhatsApp. Las tutorías son personalizadas y pueden ajustarse a diferentes horarios.

Algunos requisitos para validar el bachillerato desde casa y ser admitido en las plataformas online

wood-3157395_640

Para cursar el bachillerato desde casa en España, se requiere del título de la enseñanza secundaria obligatoria (SEO), posesión de título técnico de un ciclo formativo de grado medio o superior, títulos cursados libres del extranjero y que estén homologados en España y otro tipo de plan de estudio extranjero que haya sido homologado. En cuanto a la validación, se puede hacer una solicitud online al ministerio de educación.

En cuanto a Colombia, se puede hablar de un “vacío legal”, porque no existe una ley que impida la educación fuera de la escuela. Sin embargo, existen artículos que establecen que se pueden validar los grados académicos mediante el examen del Instituto Colombiano para el Fomento de la Educación Superior (ICFES). Para eso se recomienda asistir a cursos de preparación para dicho examen. Es por eso que se crearon estas plataformas online, facilitando la información y los ítems necesarios para graduarse del bachillerato y obtener el título sin ningún inconveniente.

Experiencias de personas que validaron su título desde casa

A continuación, se redactará algunos testimonios de personas que, por diversos motivos, decidieron validar el bachillerato desde casa y cuáles fueron las experiencias vividas al respecto.

Claudia Argüello es una madre de dos hijos, quien logró finalizar sus estudios de bachiller en el año 2013. Ella siguió un curso online y, en su testimonio, contó que al principio tenía sus dudas. Pero luego le fue fácil seguir con el estudio porque la plataforma por la que se manejaba era sencilla y el programa de estudio se ajustaba de acuerdo a su tiempo y necesidades.

Wilson Carrascal es otro graduado quien, en el 2014, obtuvo su título gracias a la decisión que tomó de validar el bachillerato desde su casa. Realizó un curso online y afirmó que le pareció sencillo de manejar la plataforma, así como también las instrucciones de las clases eran sencillas y amenas y siempre que le surgía alguna duda o problema, se lo solucionaban enseguida. Al final de su testimonio concluye que todo es gracias a su esfuerzo y dedicación, así como también al campus virtual que le facilitó a cumplir la meta.

Theo Urbano es un padre quien, a pesar de las críticas recibidas en su entorno, decidió educar a sus hijos en casa. Para él fue una experiencia fenomenal, porque pudo pasar más tiempo con sus hijos y éstos tuvieron tiempo para jugar y realizar otras actividades. Para él el sistema educativo es solo una forma de adiestramiento para que sus hijos sean parte del sistema.

Littleredread es una youtuber quien realizó cursos a distancia y, en un video testimonial, explicó que se requiere de mucha voluntad para estudiar en casa. La ventaja fue que podía amoldarse a su horario, pero para ella el inconveniente que encontró es la soledad. Definiéndose como una persona sociable, se vio en un ambiente donde no existían compañeros ni profesores a su alcance, lo cual le pareció triste porque dice que una de las mejores experiencias de la vida es el compartir con los compañeros y hacer amigos.

Ana Gabriela Velasco Pérez realizó el examen ICFES en el 2014 y, debido a sus altas calificaciones, obtuvo una beca para estudiar en la universidad UNAB. Ella estudió el bachillerato desde casa y, con esfuerzo y dedicación, logró sus objetivos.

Validar el bachillerato desde casa hoy es posible

family-3043408_640

Hasta el día de hoy muchos desconocen estas formas de finalizar los estudios de bachillerato. Para algunos fue una buena experiencia y, para otros, no le es recomendable. Sin embargo, faltan que otros países que no sean España y Colombia, empiecen a regular las leyes de las personas que decidieron seguir sus estudios a distancia, así como también contemplar la posibilidad de validar el bachillerato desde casa y ser admitido en la universidad.

Es cuestión de averiguar al respecto, qué opciones se ofrecen para las personas que desean validar sus estudios desde casa y estudiar los casos que se presenten. Algunos viven lejos, otros no pueden costear su educación ni la educación de sus hijos y otros no tienen el tiempo suficiente para estudiar. Quien desee seguir instruyéndose necesita de mucha ayuda y, más aún, necesita de su propia voluntad para lograr su sueño de terminar el bachillerato y obtener el trabajo de sus sueños. Así la sociedad podrá desarrollarse mejor y surgirán nuevas oportunidades para los jóvenes.

 

Consejos que te ayudarán a defender tu postura de no tener hijos

1c730-tumblr_lvc4fyxgoe1qglw2j

Ya sea en una reunión familiar, con amigos o con conocidos, cada vez que dices que no quieres tener hijos, te vienen con un montón de cuestionamientos al respecto. Bien, aquí postearé algunos consejos que te podrían servir cuando te enfrentas a tus parientes y amigos sobre tu decisión:

  • Si alguien se refiere a ti como “una persona sin hijos” y consideras que eso es equivocado u ofensivo, puedes decir que te gusta pensar de tu situación como “libre de hijos” o que has decidido no tener hijos. Puedes explicar que “sin hijos” tiene una connotación amable para las parejas que tratan de tenerlos, pero que no pueden. En ese contexto, es apropiado decir “sin hijos”, pero su connotación no es apropiada para las parejas libres de hijos.
  • Ser firme desde temprano y luego comunicar que realmente no deseas discutirlo más hará que sea menos probable que las personas te fastidien en las reuniones familiares.
  • Busca acerca del tema en Internet. Hay muchas páginas web y muchos libros en las tiendas acerca de ser una pareja libre de hijos. La manera más rápida de desarticular un ataque a tu carácter es demostrar que sabes más acerca de este tema en comparación con las personas y tener una respuesta fundamentada para sus preguntas. Por ejemplo, si te llaman egoísta, puedes recordarles que algunas personas tienen hijos por razones egoístas.
  • Nota que la mayoría de los ejemplos que se dan incluyen las frases “por ahora” o “por el momento”. Incluso si has tomado una decisión, esto funciona mucho mejor que solo decir categóricamente “Nunca sucederá, así que ríndanse”. Decir “Por ahora” les da la impresión de que no estás completamente decidido, y esto les calmará de alguna forma. Es posible que haya mucha histeria con la que tendrás que lidiar si expresas tu decisión en términos definitivos, a menos que desees decir que te has hecho una vasectomía y que ese es el fin del asunto. Evitar eso es bueno.
  • Si todo falla, haz un anuncio en la cena de una festividad. Puedes decir “Sé que todos se preguntan por qué no estoy embarazada todavía o por qué no adoptamos, o lo que sea. Queremos que sepan que los amamos, pero tener hijos es una decisión muy personal para una pareja, y nosotros estamos en contra de eso, al menos por ahora. Cada vez que nos preguntan al respecto, nos presionan, y les pedimos que por favor se detengan. Si llega un momento en que decidamos lo contrario, serán las primeras personas en saberlo”. Después de todo, si no pueden aceptar una indirecta, entonces no debes preocuparte por que se ofendan porque tomas el asunto en tus manos y actúas muy cortante.
  • Hay una buena lógica en el dicho antiguo que indica que nunca se debe decir nunca. A pesar de que puedas creer que has tomado tu decisión definitivamente, serás una persona muy diferente a los 30 años en comparación con la que fuiste a los 20 años o a los 40 años en comparación con la que fuiste a los 30 años. Las cosas y las personas cambian con el tiempo. Podrías darte cuenta de que te resulta más fácil hacer las cosas que pensaste que nunca harías. Si eres firme, pero dejas que la puerta tenga una pequeña abertura, no tendrás que comerte muchas de tus palabras en el futuro. Si dices “Nuestra decisión de permanecer libres de hijos por el momento es muy firme. Si tomamos una decisión diferente en el futuro, se los diremos. Sin embargo, por mientras, por favor ya no nos pregunten”. Esto les hace saber que no quieres discutir más al respecto, pero deja una válvula de escape, que puede servir para aliviar la presión en ti y en esas personas.

77ae4-ideas

Advertencias

  • Incluso tomar el pequeño paso compasivo de decir “por ahora” o “por el momento” permitirá que permanezca un pequeño sentido de esperanza. La mayoría de las personas dejarán que esa pequeña esperanza se desvanezca a medida en que pasen los años y sigas sin tener hijos. Sin embargo, habrá algunas personas que se aferrarán a esa esperanza y te molestarán repetidamente de vez en cuando. Después dirás firme y francamente “Hemos tomado nuestra decisión hace mucho tiempo. Nosotros estamos muy cómodos con esta y deseamos que ustedes también puedan estarlo. No cambiaremos de parecer y apreciaríamos que puedan dejar de preguntar al respecto”.

Fuente: http://es.wikihow.com/defender-tu-elecci%C3%B3n-de-no-tener-hijos

Algunas cosas que nadie te ha dicho sobre la depresión

Si todo el tiempo te sientes triste; sin ganas de hacer las cosas, no es precisamente que seas flojo o floja, quizá sea más complicado y estés pasando por una etapa de depresión.

En realidad, la depresión es un estado de ánimo que va más allá de la tristeza. Hay momentos en los que hará bajar tu autoestima hasta diez puntos más de lo normal, y sentirás que no eres capaz de sonreír de ninguna manera; incluso, puedes llegar a culparte sobre todas las cosas malas que pasan en tu vida. Si alguna vez te has sentido de esta manera, revisa estos puntos y considera la posibilidad de acercarte a un especialista: terapeuta, psicólogo, psiquiatra.

Físicamente es doloroso

Las personas que sufren una depresión pueden somatizar dolores en las articulaciones, sensaciones de dolores punzantes en el pecho, dolores de cabeza, entre otros síntomas. Cuando éstos persisten, habrá que consultar al médico para que valore las causas.

Las personas te dicen cosas  poco útiles

Debido a que, hasta la fecha, las personas en general tienen poca información sobre la depresión o porque ésta es errónea, es fácil escuchar: “No te deprimas”, “tienes que ser feliz”, “deberías esforzarte más en sonreír”, entre otros comentarios que te resultan poco útiles y pueden orillarte a situaciones de peligro. Antes de sentirte al límite, visita a una persona calificada en este tipo de temas para recibir el asesoramiento adecuado

Tienes cambios alimenticios radicales

Puedes oscilar entre “olvidarte de comer por un día entero” y “comer intensamente sin saciarte”. Al mismo tiempo, tu estado de ánimo puede afectar tu metabolismo y adelgazar rápidamente o engordar. Si encuentras síntomas de trastornos alimenticios junto a la tristeza y desesperación, busca ayuda médica.

Sientes que estás perdiendo la razón

La depresión es un trastorno mental que se manifiesta de diversas maneras, por ejemplo, ataques de pánico o de angustia, pensamientos y hábitos compulsivos, fobias, tristeza profunda y cansancio, entre otras. Recuerda que no estas “loco” o “loca”, tienes una enfermedad que con ayuda especializada puede mejorar.

Sientes mucha ira y estás molesto todo el tiempo, incluso contigo mismo

La irritabilidad es un síntoma de la depresión que se da porque sientes que no recibes la suficiente atención. Tener mal humor es parte del proceso y no debes avergonzarte o sentirte mal por ello.

Es difícil saber cuándo tu depresión esta “hablando por ti”

Tratar de tener pensamientos razonables, lógicos, es complicado: por tu mente pasan cosas que normalmente no pensarías; de hecho, tu mente no parará. Reconocer la diferencia en relación con tu forma regular de pensar será un paso importante en el camino de la recuperación.

La depresión causa daños en tus horarios de sueño

No puedes dormir cuando tú quieres o como solías hacerlo; te atacan severos insomnios y cuando por fin puedes conciliar el sueño puedes pasar horas continuas durmiendo. Una simple siesta puede dejarte noqueada.

Si estas deprimida puede que no sientas nada en absoluto

Si tienes depresión no sólo te sientes triste, también estás emocionalmente agotada. No importa lo que los demás digan, tus emociones parecen paralizadas o en blanco, y no te permites sentir nada más. Si estas en este punto de vacío emocional, debes ir con un médico o un terapeuta para que pueda ayudarte.

Todo te parece increíblemente aburrido

Imagina, por ejemplo, que no te interesa nada y lo único que deseas es tumbarte en el sofá, ver el televisor y comer, aunque en realidad no lo estés disfrutando porque sientes una profunda agonía. Lo ideal es que trataras de distraerte. Por supuesto, esto implica realizar alguna actividad en la que descargues toda tu atención, pero más que aburrido te sientes abatido, decaído, desanimado. Salir de tu encierro es una prioridad.

Te sientes culpable todo el tiempo

Lo peor de sentirte deprimido es sentir que eres una persona que sólo hace sufrir a las demás personas. Este es una conducta común en las personas que están deprimidas y no es fácil de controlar. Las terapias de conducta te pueden ayudar a identificar los pensamientos depresivos y emociones como la culpa para así darte herramientas con las cuales combatirla.

La depresión puede mostrarte otra versión de la realidad

Algunos estudios demuestran que las personas deprimidas muestran una inusual visión más real del mundo. Al mismo tiempo puedes tener pensamientos sumamente racionales, e ideas recurrentes sobre ser  una mala persona. Nada es verdad, excepto una buena terapia que te ayude a detener los efectos de la depresión.

No eres capaz de ver con claridad lo que el futuro tiene para ti

La depresión ataca, disminuye, tu capacidad de esperanza sobre las cosas buenas que pueden venir en el futuro. Sientes que las cosas no van a mejorar y tus pensamientos son negativos, atemorizantes, desmoralizadores. Si te sientes así, por favor busca a ayuda médica o habla con un amigo al que le tengas mucha confianza. Lo importante es desechar todas esas ideas erróneas.

La depresión te hará sentir que estás sola, pero no lo estás

Si crees que pasas por una depresión, infórmate y busca ayuda: no te encierres en ti misma; acércate a una persona con la que te sientas cómoda y tengas mucha confianza. Definitivamente no estás sola y siempre tendrás personas a tu alrededor que te quieren y lucharán junto a ti para verte feliz.

Fuente: http://www.okchicas.com/salud/cosas-nadie-dice-sobre-depresion/

 

Motivos por los cuales no quiero tener hijos (por ahora)

Apenas una mujer cumple 25 años, muchos esperan que se case y tenga hijos (en caso de que ya haya terminado su carrera). Sin embargo, hay muchas que, teniendo ya entre 30 a 40 años, siguen siendo solteras y sin hijos y no les va nada mal.

Si dices que no quieres tener hijos, todos te miran con asombro y debes prepararte para escuchar las típicas frases como: “es diferente cuando son tuyos” o “ya vas a cambiar de parecer cuando encuentres al hombre de tu vida” o incluso las que dicen “yo también decía así, pero luego los tuve y fue lo mejor que me pasó en la vida”. Bien, en mi caso solo me queda sonreír, asumir con la cabeza y simplemente decir: “puede ser”. No voy a poder evitar esa clase de comentarios. Y bueno, supongo que será así hasta los 40.

Meses atrás, leí un artículo de alguien que habló sobre el tema. A mi parecer, su decisión me pareció un poco extrema, pero bueno, es su cuerpo y puede hacer con él lo que quiera. Si quieren saber su postura, nada más lean el artículo. Aclaro que ella no realizó aborto, por si pensaban eso. Transcribiré aquí un resumen junto con el enlace, por si desean leerlo completo:

A menudo me dicen que yo sería una buena mamá. Dependiendo de la relación que tenga con la persona que me lo dice, reacciono de dos maneras: con una pequeña sonrisa sincera y una respuesta de “mmmm”, para no entrar en discusión o una carcajada seguida de un firme “NO”. 

No quiero poner al bebé en una lista de espera en una guardería. Tampoco quiero decidir entre la educación pública y privada. No quiero tener que organizar sus clases de baloncesto y de ballet, tampoco quiero ayudarlo con sus clases de trigonometría y ni lidiar con su adolescencia.   

He recibido respuestas como: “Bueno, cuando conozcas a la persona correcta, cambiarás de opinión “. Algo que básicamente me sugiere que soy incapaz de tomar decisiones con respecto a mi propia vida sin consultar a un hombre futuro y eso es ofensivo.  

Otros tanto me preguntan qué hago para ganarme la vida y si es que mi trabajo no me permite embarazarme.  

Dos mamás me dijeron, incluso: “No sabía lo que era el amor hasta que tuve un bebé. Deberías reconsiderar”.  

Estoy contenta por ellas pero qué triste me pareció que no supieran lo que era el amor antes de convertirse en madres.  

Pero en este punto de mi vida, no importa cuántas personas traten de hacerme cambiar de opinión porque la decisión está tomada de manera permanente y ya no hay vuelta atrás.  

El año pasado me ligué las trompas de Falopio. Sí, a los 28 años.   

Admito que en un inicio sentí pánico. Por un momento pensé que quizás todos tenían razón y que yo era la que estaba mal. ¿Qué tal si a los 30 sí quería tener hijos? ¿Qué tal si sólo estaba en una etapa de rebeldía con respecto a este tema?  

Después de ese momento de locura, reacomodé mis pensamientos y la cordura volvió. Me hice la cirugía.  

Desde entonces he vivido mi vida lo mejor que he podido, he amado y me han amado, he viajado por el mundo, he estudiado más, he pasado tiempo aprendiendo cosas que me interesan y he conocido a personas maravillosas.   

Texto completo en este enlace: http://www.msn.com/es-xl/estilo-de-vida/familia/por-qu%C3%A9-no-quiero-tener-hijos/ar-AAdPWxC?li=AAaX9Td

Bien, y ahora me toca a mí hablar sobre el tema.

Hay veces que me pregunto cómo sería si tuviese hijos, ya sea como madre soltera o con una pareja. Pero otras pienso que, por mi estilo de vida y los estudios que pienso realizar luego de graduarme de la facultad, la verdad no me gustaría tener hijos. Digo, al tener hijos tendría que dejar muchas cosas de lado. Y yo todavía quiero seguir capacitándome, viajar, estudiar y dedicarme al arte. Y esas cosas llevan su tiempo. Incluso podría llevarme toda una vida.

¿Que estoy en contra de la familia? ¡Claro que no! Para mí la familia es una de las cosas más importantes que uno puede tener. Y no siempre la familia tiene que ser consaguínea. También puedes “adoptar” una, en este caso considerar a los amigos como tu familia.

¿Y si envejezco y no tengo nadie que me cuide? Y bueno, ahí ya veré yo, pero seamos sinceros: muchos hijos abandonan a sus padres en asilos o incluso los echan a la calle. Cada rato salen noticias de ancianos abandonados y gravemente enfermos, todos ellos con hijos y nietos que quien sabe por dónde andarán. Así que no me vengan con esas historias. Tengo 25 y aún no pienso en eso, soy de las que prefieren vivir en el presente porque sé que nunca se sabe qué pasará en el futuro.

¿Que si no me gustan los niños? Y sí y no. Depende. Hay niños que te dan ganas de darle un coscorrón en la cabeza de tan terribles que son. Son como cualquier otra persona. A veces no tengo ni ganas de ver a nadie, sea de la edad que sea.

¿Pero entonces, quiero o no quiero tener hijos? Y no, por ahora. Pasé por muchas cosas malas a finales de mi adolescencia y comienzos de mi adultez y, aunque exteriormente parezca una persona normal, mi mente es un torbellino de emociones inestables. Apenas estoy terminando mi carrera y apenas estoy pensando en qué quiero hacer con mi vida. Y cabe decir que no tengo el dinero suficiente para solventarme a mí misma. Con todo eso, ¿realmente quiero tener hijos? Creo que ya he dado razones suficientes para hacerme entender.

Tranquilos, no voy a ligarme las trompas de Falopio ni nada parecido. Nada es absoluto en esta vida. Capaz que unos años después cambie de parecer y desee formar una familia, aunque lo veo improbable.

Mientras, les comparto esta frase que me encantó y espero les guste también. Que tengan un buen día 🙂

Porque no todas las familias son iguales

¡Si no fuera por la familia…!
Desde chicos, siempre nos han enseñado que UNA FAMILIA está compuesta, principalmente, por el papá, la mamá y los hijos. Una familia “tradicional” es la que está compuesta por el papá, la mamá y un hijo o hija. Una familia “tipo” es la que está compuesta por cuatro integrantes (papá, mamá y dos hijos o dos hijas o un hijo y una hija).

Pues bien, no siempre es así. Ultimamente las parejas de homosexuales están reclamando el derecho a la paternidad (o maternidad, como quieran llamarlo). Aquí dejaré de lado esos largos discursos sobre el significado de la familia, los prejuicios y todo aquello con que las personas conservadoras defienden la idea de la “familia tradicional”. Simplemente diré que existen diferentes tipos de familia que, ANTES al menos, no eran tan comunes, pero hoy en día van en aumento.

Aparte de los homosexuales, también están las madres solteras y padres solteros que, por A o B motivo, se ven en la necesidad de criar solas o solos a sus hijos. En el caso de las mujeres, puede ser que su pareja la abandonó cuando se enteró de su embarazo o, simplemente, ella misma decidió asumir el rol de la maternidad sin necesidad de un hombre porque argumenta que un niño no necesita ser criado por dos personas. Y también están los padres solteros que crian solos a sus hijos ya sea por los divorcios, o porque su pareja no quiere hacerse cargo de la criatura y así. Anteriormente se decía que las mujeres eran mejores a la hora de criar hijos, pero en los últimos años, muchos hombres también quieren hacerse cargo de esa tarea y, POCO A POCO, se ven involucrados en la vida de sus retoños.

¿Y qué hay de los chicos sin padres o con padres ausentes? Son criados por los tíos, abuelos, cuñados, primos o por alguien más. A veces los mayores adoptan a los chicos y así se convierten en sus hijos. En otros casos, los mayores se vuelven sus tutores. Mucho papeleo y burocracia existe en este tema y, la verdad, no sé muy bien CÓMO FUNCIONA este asunto. Lo único que sé es que un señor que conozco que, por querer adoptar a una niña, se metió en muchos problemas legales y más por ser extranjero. Sin embargo, la pequeña ya lo ve como su padre y lo trata como tal. Para el amor no existen jueces ni documentos que puedan separarlos y cambiar ese sentimiento.

Y hay más y más clases de familia, de todos los tamaños, cantidades, formas, colores y diversos etceteras que podría escribir todo un libro en honor a las familias. Todas tienen su estilo de vida, su manera de pensar y de dirigir las cosas. Lo que se debería hacer es HACER QUE los chicos conozcan a estas familias, les respeten y sepan que, en el mundo, la diversidad y las contrariedades son las características de todo ser humano (al menos en este mundo). Seguro que aprenden muchas cosas nuevas conociendo a estas familias y a expandir sus mentes hacia nuevas ideas.

Por lo tanto, no es recomendable reclamar “Queremos mamá y papá” a viva voz, y más si sabemos que no todas las familias se sustentan bajo esos “dos pilares inquebrantables”. Los niños simplemente dirán “Queremos alguien que nos cuiden, protejan, nos de amor, alimento y cariño y se preocupen por nosotros”. Quien sabe, a lo mejor una pareja de homosexuales si pueden ser muy buenos padres o madres. O una madre soltera o PADRE SOLTERO sí puede criar solo a sus hijos y hacerles personas de bien, que trabajen y estudien y contribuyan a mejorar, poco a poco, la sociedad en la que vivimos.

El lenguaje de los símbolos – David Fontana Blume

1937432_267289856790375_6156740812585888390_n

Las teorías modernas sobre los significados y la utlización de los símbolos proceden en gran parte del trabajo pionero de Carl Gustav Jung (1875 – 1961). Al analizar los sueños de varios pacientes, Jung advirtió la recurrencia de ciertas imágenes profundamente simbólicas. Jung llegó a la conclusión de que no sólo algunos símbolos tienen un significado universal, sino que también el simbolismo desempeña un papel importante en procesos psíquicos que influyen en todos los aspectos del pensamiento y la conducta humanos.

Jung pensaba que la psique humana poseía una estructura real y discernible. La conciencia comprende las ideas y las acciones que están bajo el control de la voluntad. Bajo ésta subyacen el “preconsciente”, las facultades mentales y los recuerdos que se pueden extraer fácilmente hasta la conciencia, y el “subconsciente personal”, una vasta reserva de recuerdos individuales a los que tenemos ocasionalmente acceso cuando emergen en la conciencia a través de los sueños o mediante recuerdos repentinos. Más profundamente soterrado en la psique humana está el “subconsciente colectivo”, sede de esos modelos instintivos de pensamiento y comportamiento que a lo largo de los milenios la experiencia humana ha configurado en lo que ahora reconocemos como emociones y valores. Estas imágenes primigenias no pueden analizarse a la luz de la conciencia: sólo pueden examinarse de forma simbólica, personificadas en hombres o mujeres, o como imágenes proyectadas por nuestras mentes en el mundo exterior. Jung llamaba a estos símbolos primigenios “arquetipos”, y los consideraba un legado común de la humanidad.

Fue debido en gran parte a sus ideas sobre el simbolismo por lo que Jung se vio forzado a romper con su amigo y mentor, Sigmund Freud. Éste también concedía una gran importancia a la utilización de los símbolos para la comprensión de la mente humana, pero para él representaban la sexualidad reprimida o cualquier otro contenido mental definido. En cambio, para Jung, tanto la sexualidad masculina como la femenina eran sólo expresiones de unas fuerzas creativas más profundas. Incluso cuando el intelecto nos dice que un símbolo es manifiestamente sexual, es posible ir más allá de esa interpretación y descubrir un espectro más amplio de implicaciones diversas y una representación metafórica y enigmática de las fuerzas psíquicas.

Los símbolos tienden a acumular sus significados a lo largo de cientos de años. Al igual que suceden con las palabras, sus connotaciones proliferan y se ramifican, dividiéndose y tomando distintas direcciones según su contexto cultural. Sin embargo, algunos símbolos o tipos de símbolos son tan universalmente poderosos, estan tan cerca de la verdadera materia de la vida, que sus significados tienden a ser constantes o a variar dentro de un espectro limitado. Muchos de nosotros seguimos creyendo que existen otras realidades profundas fuera del alcance de la razón objetiva. Estamos dispuestos a reconocer que esas verdades son eternas y sentimos instintivamente que el lenguaje del simbolismo nos dará acceso a ellas. Esto explica en parte por qué incluso los símbolos antiguos parecen plenos de energía potencial, como si estuvieran dirigidos a algún centro oculto dentro de nosotros

La historia del arte es un compendio de los símbolos más significativos y emocionantes de la humanidad. En todas las civilizaciones existen objetos que son testimonio de la estrecha relación entre la religión y el simbolismo.

La primera civilización europea, la minoica de Creta, que recibió un legado de las anteriores culturas de Egipto y Mesopotamia, utilizaba profusamente la espiral, las líneas onduladas y otros motivos geométricos en su alfarería y objeto de metal. Los frescos minoicos suelen describir rituales, ceremonias religiosas y batallas, y representaban frecuentemente toros, grifos y otros animales, que pueden haber tenido un valor simbólico de protección. Tras la caída de los grandes reinos minoicos y micénicos, los estilos geométricos de las culturas anteriores se reafirmaron y el simbolismo de las formas abstractas dominó el arte helénico durante cuatro siglos. No fue hasta el siglo VIII AC cuando el simbolismo en el arte griego alcanzó nuevos niveles de expresión y claridad pictórica. Los artistas griegos asimilaron gran parte de las culturas siria, fenicia y egipcia. La influencia egipcia empezó a estimular la creación de grandes estatuas de bulto redondo, que con el tiempo evolucionaron hasta alcanzar la armonía natural y la belleza de la escultura clásica griega.

En la Europa medieval, las representaciones de Cristo, de la Virgen María y de los santos funcionaban como focos de veneración. Los cuadros narrativos, con sus múltiples niveles de simbolismo, servían para instruir a las masas analfabetas sobre las sagradas escrituras y los misterios de la fe, y también para explicar la relación de la humanidad con Dios y con el cosmos. La naturaleza del arte y del simbolismo cristianos sufrió un cambio fundamental durante el Renacimiento. El creciente racionalismo y el conocimiento del mundo natural, junto con el redescubrimiento de las culturas clásicas, tuvo por resultado un mayor naturalismo en las artes visuales. La naturaleza, el cuerpo humano y la mitología grecorromana volvieron a convertirse en temas respetables en la pintura y la escultura religiosas.

Incluso cuando los temas bíblicos dejaron de dominar el arte europeo, el simbolismo siguió desempeñando un papel importante debido a sus estrechos vínculos con la propia creatividad. Tanto el simbolismo como la creatividad nacen de un proceso inconsciente, y algunos de los temas simbólicos del arte visual no son siquiera obvios para los propios artistas en el momento de su creación.

Los sueños son productos involuntarios de la psique. El poder comunicativo de los sueños ha sido reconocido hace milenios. Sin embargo, la interpretación de los sueños siempre ha estado impregnada de inseguridad, porque los mensajes que transmite suelen aparecer de forma simbólica, ambigua y confusa. Aunque muchos simbolos oníricos están asociados a arquetipos universales, su significado concreto es mutable, ya que depende de la psicología del soñador y del contexto en que aparecen en el sueño.

Algunos sueños funcionan un nivel no simbólico (nivel 1) y se pueden tomar por lo que son, ya que representan de forma fácilmente identificables las experiencias y preocupaciones del día o los días anteriores. Los sueños que funcionan al nivel simbólico mundano (nivel 2) utilizan símbolos para expresar elementos que se originan principalmente en el subconsciente personal.

Los sueños que operan al nivel simbólico superior (nivel 3) atañen a nuestro deseo de encontrarle un sentido a la vida más allá de lo físico, lo emocional y lo sexual, y surgen principalmente del subconsciente colectivo. Jung se refería a ellos como a los #grandes sueños”, porque llevan una poderosa y generalmente edificante carga emocional y pueden permanecer claramente en la mente del soñador durante muchos años.

Los sueños del nivel 3 operan, según se cree, simbólicamente porque están asociados con una parte del subconsciente que evolucionó antes de que la humanidad adquiriera el habla y que, por tanto, funciona a nivel prelingüistico. Contienen un material psicológico que no puede formularse con palabras, y aunque las imágenes arquetípicaas que contienen pueden hablar en el sueño, sus palabras están más asociadas con esas zonas de la conciencia que permanecen activas durante el sueño que con aquello directamente expresado por los propios símbolos. Es como si el significado contenido en los símbolos fuese reconocido y hasta cierto punto traducido en palabras por la mente, incluso mientras dormimos.

Los símbolos han sido objetos de estudio por parte de los historiadores, etnógrafos, arqueólogos y psicólogos. Sin embargo, hasta la fecha no ha surgido ninguna teoría unificada que trate del lenguaje de los símbolos de la misma forma que la teoría gramática explica el marco fundamental del lenguaje hablado y escrito. Jung sostenía que los símbolos constituyen un idioma universal. Las formas abstractas, que surgen directamente del subconsciente sin ninguna alusión al mundo natural, pueden encontrarse en efecto en el mundo entero.

Modelo de Solución Creativa de Problemas de Alex Osborn y Sidney Parnes

El modelo tiene seis etapas que implican divergencia y convergencia de pensamiento. Presentamos una síntesis y un ejemplo de cada paso. El ejemplo se trata sobre la división de un local en dos y cómo hacer para ampliar el espacio

  1.  Búsqueda del caos

Para iniciar, debemos observar el panorama desorganizado que se presenta ante nosotros, incluyendo los deseos o metas involucrados. Podemos partir de una insatisfacción inicial con el estado de las cosas para encontrar un área específica en la cual concentrar nuestra atención.

Ejemplo: Es todo un desafío lograr ampliar un espacio reducido, y más si necesariamente se debe dividirlo en dos partes por el tema de abaratar el alquiler. Para eso visitaré otros lugares que, inicialmente, se encontraron con ese problema y, al final, lograron solucionarlo. También ver cómo está construido el lugar, cuántas puertas y ventanas tiene (porque una buena ventilación también ayuda mucho a crear buen ambiente), así como también la altura del techo y el color de las paredes. Hay colores que dan la sensación de achicar los espacios y pueden llegar a ser muy asfixiantes.

  1. Identificación de hechos

Esta fase es muy importante en tanto que se revisa información acerca del área que hemos establecido. Como los periodistas, hay que indagar el qué, quién, cuándo, dónde y por qué del área que nos interesa. Además de información objetiva, conviene incluir datos cualitativos, emociones, percepciones y hasta habladurías sobre el tema. Ello ayuda a tener una visión amplia que nos permitirá reconsiderar el objetivo y empezar a innovar. La idea es convertirnos en lo posible en expertos en el área. Pasteur decía que sólo en las mentes preparadas germinan las grandes ideas: necesitamos generar un banco personal de información para que podamos aportar una solución creativa.

Ejemplo: Un espacio reducido causa incomodidad, así como también se siente la necesidad de salir de la habitación cada tanto a tomar un respiro. Muchos empresarios aseguran que trabajan mejor en ambientes agradables, donde les permitan incluso dar unas cuantas caminatas luego de estar todo el día sentado o en una misma posición.  Por lo tanto estaré leyendo libros y revistas que traten sobre el tema de la decoración de interiores, así como también hablar con los expertos del tema para saber cómo crear esa sensación de espacio amplio y agradable en un cuarto pequeño. En todo caso, habría que ver la posibilidad de crear el ambiente sin necesidad de derribar las paredes, levantar el techo o agrandar ventanas y puertas. Y, si no queda otra, ver la posibilidad e hacerlo sin necesidad de gastar mucho dinero. También preguntaré a la pareja qué tienen en mente para crear el espacio agradable, si cuentan con recursos y si han investigado también sobre el tema. Y cómo ellos se sentían cuando no dividieron el espacio en dos por el tema del alquiler, si decoraban las paredes con cuadros o espejos y si ponían algún detalle en alguna esquina, en la entrada y en las ventanas.

  1. Definición del problema

Se trata de identificar todos los problemas y retos a partir de la información recabada para especificar las oportunidades que existen. El objetivo de esta fase es tener muy claro cuál es el problema y asegurarnos de que sea un problema relevante.

Ejemplo: Una vez recabada toda clase de información, lo que haré es crear una lista de los objetos que colocaban la pareja o anotaré cómo tenían el local antes de dividirlo. También analizaré el precio del alquiler: cuánto pagaban anteriormente y cuánto pagan en la actualidad, con el local dividido. Y también habrá que analizar cómo se sienten los clientes cuando entran en ambos locales. Quizás usen espejos, dado que los mismos dan sensación de amplitud. Y las paredes tendrían un color neutro, no muy fuerte. Los colores fuertes alteran los nervios y dificultan la concentración. Por lo tanto, cabría la posibilidad de cambiar los colores de las paredes de ambos negocios, colocar espejos y no exagerar con los cuadros decorativos. Si desean colocarlos, que sea uno mediano o dos pequeños, no tan grandes porque eso achica el espacio. Y tampoco llenar las paredes de muchos objetos. Los estantes bien podrían estar en los costados. Los clientes necesitan ver desde la calle con quienes tratarán o, en todo caso, necesitan un buen espacio para moverse. Aquí el tema es cómo colocan los objetos que poseen a la venta, en el caso de que sean vendedores. Y si más bien ofrecen un servicio, cómo colocan el escritorio y los asientos para los clientes. Y si es un local de comidas, a qué distancia estarán las mesas y las sillas para que no estorben a los que estén a su lado. En resumen, es importante tener en cuenta estas cosas:distancia, distribución y decoración.

 

  1. Búsqueda de ideas

A partir de las diferentes estrategias para potenciar el pensamiento divergente, en esta etapa (que es la más divertida) generamos el máximo número de ideas posible. Tomaremos riesgos, pensaremos “fuera de la caja”, haremos combinaciones que no parecen lógicas y estableceremos conexiones entre ideas, objetos y acciones que no parecen tener relación.

Ejemplo: Ambas parejas tienen pensamientos distintos. La mujer le gusta mucho decorar el local con flores artificiales. Cree que así logrará crear un ambiente agradable. En todo caso, coloca un gran florero en un rincón, donde coloca un ramo de rosas multicolores (todas artificiales) o unas calas blancas. A su pareja, en cambio, le gusta el estilo minimalista. Mientras menos objetos, mejor. Pero como le gusta consentir a su esposa, entonces accede a que ella coloque las flores siempre y cuando no llene el lugar de ellas. Solo acepta que los coloque en una esquina, lo cual le da al lugar un toque hogareño. Para ampliar los locales, sería lindo colocar los espejos. Ambas parejas piensan lo mismo. Así que colocan en su espacio un espejo rectangular, no tan grande pero suficiente para cubrir gran parte de una pared. En el otro local se repite el mismo procedimiento. Para el escaparate, colocan los objetos de tal manera que no esten ni muy juntos ni muy separados. Los colocan generando diversidad, para que los posibles clientes los vean y quieran entrar aunque sea pura curiosidad. Y si los locales tienen colores oscuros en las paredes, los cambian por colores neutros, tonos marfiles y hasta incluso con tonos ocres. Colocan uno o dos cuadros en las paredes opuestas. Si no son muy grandes, colocan dos. Y si son grandes, colocan tres. Si en una de las paredes tienen ventana, colocan algunas cortinas que le den cierto tono al lugar, aprovechando al máximo la luz del sol. Y si se encuentran con ciertos objetos que no saben si colocarlos o no, contratan a un decorador y él mismo decidirá qué hacer al respecto, siempre y cuando respete el gusto de los dueños de ambos negocios.

  1. Búsqueda de soluciones

Una vez que tenemos ideas, debemos aterrizarlas en soluciones concretas que cumplan dos criterios esenciales: utilidad y viabilidad. Deben resolver el problema de manera concreta y de la forma más totalizadora posible. Así, haremos una primera selección de las ideas generadas en el paso 4. A continuación, establecemos parámetros de evaluación específicos para el problema que estamos solucionando. De las ideas que tenemos en el paso 4, sacamos las que nos parecen más viables y útiles. Para evaluarlas, construimos una tabla y evaluamos en una escala de 0 (pésima opción) a 10 (excelente opción) cada rubro. Hay que definir cuánto pesa cada rubro, para que se multiplique la calificación asignada en cada cuadrito por esa ponderación.

Ejemplo: Construí una tabla, sacando las ideas del item 4 que me parecen más viables para solucionar el problema. Consideré el costo, la atracción de los clientes, la comodidad y la facilidad con que se realizará dicho trabajo.

RUBRO Peso del rubro Decoración Distribución de objetos
Costo 50% 9 (4,5) 10 (5)
Atracción de clientes 20% 8 (1,6) 9 (1,8)
Comodidad 20% 8 (1,6) 9 (1,8)
Facilidad 10% 8 (0,8) 10 (1)
Total 100% 33 (8,5) 38 (9,6)

 

Los puntajes que obtuvimos fueron los siguientes:

Decoración: 33

Distribución de objetos: 38

Es importante saber que no se requiere de malgastar el dinero en el ámbito de la decoración. Con un poco de ingenio, se puede lograr mucho. El exceso de objetos aturde a los clientes, así que si se los distribuye correctamente y se utilizaran los espejos para agrandar el espacio, el cliente llega a encontrarse en un lugar relajado y tranquilo. Y también es importante consultar revistas que hablen sobre la decoración de interior y cómo distribuir el escaparate de su negocio o local, a manera de ampliar el espacio. No requiere de mucho tiempo y ambos locales se beneficiarían con los resultados posteriores.

  1. Logro de la aceptación

Una buena solución sólo es útil si se contacta con la realidad y tiene aceptación por parte de las personas del contexto involucrado. Por ello, no sólo hay que generar soluciones, sino asegurarnos de tener un plan para ponerlas en acción. Hay que considerar, entonces, qué agentes (personas, departamentos, empresas, organizaciones, comunidades, instancias gubernamentales, etc.) están involucrados y cuáles pueden interferir en la implementación de la solución que propones. Con base en el estudio de estos individuos o grupos, definiremos una campaña de posicionamiento para lograr la implementación. Esa campaña incluye la definición de los medios con los que entraremos en contacto con ellos, así como el mensaje o estrategia a utilizar para comunicar las bondades de nuestra propuesta.

Ejemplo: Los clientes que entran en ambos locales hayan que son espacios reducidos y, aún así, se sienten confortables. La pareja que se encuentra en uno de los locales se sienten conformes y hasta logran brindar una atención eficiente a quienes frecuentan su negocio. Lo mismo va para el local que está al lado. Tanto los dueños de ambos negocios como sus clientes se sienten satisfechos o entablan una buena relación. Y lo mejor, el alquiler ha disminuido al dividir el lote en dos, por lo que les da la oportunidad de ahorrar el dinero para mejorar el negocio, conseguir nuevos objetos y crear nuevas formas de decorar el lugar.

Cuatro tipos de amor según los griegos

Eros: En la mitología griega, Eros era el dios del amor. El amor Eros es una forma idealizada de amor. Es el sentimiento apasionado de éxtasis experimentado en el comienzo de una nueva relación, donde la pasión y la atracción física son las fuerzas motoras. El amor Eros tiende a no durar en el largo plazo. Es el tipo de amor condicionado y dependiente de circunstancias favorables.

Storgé: El amor Storgé se centra alrededor de tomarse tiempo para conocer y luego amar a alguien en base a lo que se conoce. Ese tipo de amor se puede utilizar para describir el que los miembros de la familia sienten unos a otros. Storgé es un amor que implica compromiso. Se puede describir también como el amor entre amigos íntimos que han adquirido gradualmente cariño y entendimiento uno hacia el otro con el paso del tiempo.

Philia: El amor philia es que uno siente por la humanidad y por el género humano en general. Es un amor atento que une a las personas como parte de una comunidad. El amor philia crea un sentido de lealtad hacia los amigos, la familia y la comunidad. Aborda la personalidad, el intelecto y las emociones. Lleva a compartir mutuamente.

Agape: Es un amor que nutre, un amor incondicional hacia los demás que puede ser comparado con la regla de oro, en la cual tratamos a las personas de la forma en que nos gustaría ser tratados. El agape es compasivo, atento, cuidadoso y amable. Es un amor desinteresado y altruista. No busca placer para sí mismo, sino que encuentra placer y deleite en dar.

Algunas señales que indican que estás teniendo éxito en tu vida… aunque no lo creas

De vez en cuando sentimos que no sabemos si vamos avanzando. Por eso, en este artículo presentaré una lista de señales o acciones que indican que vas camino al éxito, por más que no seas consciente de eso. Espero les guste y les de fuerzas para continuar en su camino a la victoria 🙂

  • Has perdido el miedo a pedir ayuda: Muchas veces creemos que el pedir ayuda es un signo de debilidad. Sin embargo, debemos recordar que no somos “superpersonas” y que tenemos nuestras limitaciones. Pedir ayuda o socorro es signo de que creciste como persona

  • Has elevado tus estandares: Te volviste intolerante al mal comportamiento y empiezas a juntarte con personas que se hacen responsable de sus propias acciones.

  • Dejas ir todo aquello que te hace mal: Lo importante es valorarse uno mismo para llegar al éxito. De a poco debes dejar de lado las personas o las situaciones en los que te sientas incómodo o en los que no eres feliz

  • Aprecias lo que ves en el espejo: Generalmente uno no está satisfecho con su aspecto físico. Si pasa lo contrario, felicidades. Es una señal de éxito.

  • Pasas por las fallas y los contratiempos sin alarmarte por ello: Es parte de la vida. Uno no siempre logra sus objetivos por los contratiempos y demás. Si te pasa, tómalos como pequeños obstáculos que debes desviar o como señales que te indican un camino mejor. Si pasa dicho contratiempo “por algo será”.

  • Tienes pasiones que perseguir: Eres consciente de tus talentos y haces lo posible para contribuir con el mundo.

  • Tenías objetivos que se hicieron realidad: A pesar de los problemas, te aferraste a tus sueños y pudiste saborear varias veces la victoria. Eso te motiva a seguir adelante.

  • Te niegas a ser una víctima: Somos lo que atraemos. La gente exitosa se niega rotundamente a estancarse por las malas experiencias de la vida y, en vez de lamentarse, sale a la lucha.

  • No te importa lo que otros piensen: Si siempre buscas agradar a otros, nunca lograrás tus objetivos. Sabes que no puedes satisfacer a todos y que debes amarte a tí mismo para ser una persona exitosa.

  • Eres feliz: Y por último, esto es lo más importante. No importa tu poder adquisitivo, ni cuantos lugares has recorrido o cuán grande sea tu casa. Si eres feliz, entonces has tenido éxito en la vida.

Es posible que no te reconozcas en algunos de estos items. No te preocupes. Si lograste aunque sea una de ellas, considerate feliz. El resto llegará a su debido tiempo. Solo debes moverte y no estancarte en el camino.

Extraído de: http://www.accionpreferente.com/estrategia/20-senales-que-indican-que-estas-teniendo-exito-en-tu-vida-aun-cuando-sientas-que-no-lo-tienes/

Resumen del libro “Breve historia de los colores” de Michel Pastoureau

petalos_de_colores-1280x800

Los colores transmiten códigos, tabúes y prejuicios a los que obedecemos sin ser conscientes de ello. Los colores no son inmutables. Tienen una agitada historia, que se remonta a lo largo del tiempo y que ha dejado huella en nuestro propio vocabulario. Nuestros antepasados tenían una noción del color diferente de la nuestra. No es nuestra percepción sensorial lo que ha cambiado, sino nuestra percepción de la realidad, que activa nuestro conocimiento, vocabulario, imaginación e, incluso, el sentimiento.

El color favorito de la civilización occidental es el azul. Pero no siempre ha sido así. En la Antigüedad no se consideraba realmente un color. El azul es difícil de fabricar y de dominar y ésa es, sin duda, la razón por la que no tuvo ningún papel en la vida social, religiosa o simbólica de la época. En los siglos XII y XIII, por primera vez, se pintó los cielos de azul. A partir del siglo XII, la Virgen se convierte en la principal promotora del azul. Al cabo de un tiempo el azul se convirtió en una moda aristocrática. A finales de la Edad Media, la oleada moralista que provocaría la Reforma afectó también a los colores: empezó a decidirse qué colores eran dignos y cuáles no. La paleta protestante se articuló alrededor del blanco, negro, gris, pardo y azul. Hoy, cuando alguien dice que le gusta el azul, significa que es una persona sensata, conservadora, que no quiere revelar nada de sí mismo. En cierto modo, hemos regresado a una situación próxima a la Antigüedad: de tan omnipresente y consensuado, el azul vuelve a un color discreto y el más razonable de todos los colores.

En el sistema cromático de la Antigüedad, que giraba en torno a tres polos, el blanco representaba lo incoloro; el negro era lo sucio; y el rojo, el color, el único digno de ese nombre. La supremacía del rojo se impuso en todo Occidente. Era un color admirado y sele confiaba los atributos de poder, es decir los de la religión y la guerra. Este color se impuso porque remitía a dos elementos: el fuego y la sangre. Para la mirada medieval, el brillo de un objeto prima sobre su coloración. Un rojo franco se percibirá como más próximo a un azul luminoso que a un rojo desvaído. Un rojo muy intenso es siempre una señal de potencia, tanto para los laicos como para los eclesiásticos. A partir del siglo XVI, los hombres ya no se vestían de rojo. En los medios católicos las mujeres sí podían hacerlo. Asistimos entonces a un curioso cambio de posiciones: en la Edad Media el azul era más bien femenino y el rojo masculino. Ahora, en cambio, las cosas se invierten y el azul se convierte en masculino y el rojo en femenino. El rojo del poder y la aristocracia se ha mantenido siglos tras siglos, al igual que el rojo revolucionario y proletariado. Así como también el rojo suele asociarse al erotismo y la pasión.

Cuando pensamos en el blanco, no podemos dejar de sentir una ligera vacilación y preguntarnos si realmente es un color. En las sociedades antiguas, se definía lo incoloro como todo lo que no contenía pigmento. Al convertir el papel en principal soporte de los textos e imágenes, la imprenta introdujo una equivalencia entre lo incoloro y el blanco, y este último pasó a ser considerado como el grado cero del color. Después de mucho debatir entre físicos, al fin se ha vuelto a la sabiduría antigua y volvemos a considerar el blanco como un color con todas las de la ley. En nuestro imaginario asociamos el blanco a la pureza y la inocencia. En casi cualquier punto del planeta, el blanco remite a lo puro, a lo virgen, a lo limpio. Durante siglos, todas las telas que tocaban el cuerpo tenían que ser blancas por razones de higiene, pero también por razones prácticas: cuando se hervían, las telas solían perder el tinte. El blanco era, en cambio, el color más estable y más sólido. El blanco es también la luz primordial, el origen del mundo, el principio de los tiempos. La otra cara de este símbolo es el blanco de la materia indecisa, los fantasmas y los espectros que vienen a reclamar justicia o sepultura. En Occidente, la blancura de la piel siempre ha funcionado como una señal de reconocimiento. A la pequeña nobleza del siglo XVIII le obsesionaba marcar distancias con los campesinos. La expresión “sangre azul” se refiere justamente a esta costumbre: tenían la cara tan pálida y translúcida, que se veían las venas. Los occidentales, en este caso “los blancos”, nos consideramos inocentes, puros, limpios, a veces incluso divinos y hasta sagrados. Los asiáticos, en cambio, ven en nuestra blancura una evocación de la muerte. Nuestros prejuicios sociales se activan según el sentimiento que tenemos de nuestro propio color.

El verde tenía la particularidad de ser un color inestable. En tinte, esos colorantes aguantan poco en las fibras y los tejidos enseguida adquieren un aspecto descolorido. Y lo mismo ocurre con la pintura: los materiales vegetales se consumen con la luz y las materias artificiales. Aunque dan unos bonitos tonos intensos, son corrosivos. Así resulta que el verde fabricado de esa manera es un verdadero veneno. El simbolismo del verde se ha organizado casi por entero alrededor de esta idea: representa todo lo que se mueve, cambia, varía. Representa la suerte, pero también la mala suerte. Con el paso del tiempo, ha predominado la dimensión negativa: debido a su ambigüedad, este color siempre ha suscitado inquietud. Antes del siglo XVII, a nuestros antepasados nunca se les habría pasado por la cabeza fabricar el verde con el azul y el amarillo. La clasificación de los colores más corriente era la de Aristóteles: blanco, amarillo, rojo, verde, azul, negro. Es el descubrimiento del espectro por parte de Newton lo que nos ha aportado otra clasificación. Los químicos del siglo XVIII presentaron una teoría pseudocientífica que definía unos colores “primarios” (amarillo, azul, rojo) y unos colores “complementarios” (verde, violeta, naranja). Esta tesis llegó a influir en los artistas de los siglos XIX y XX. Curiosamente ha suscitado otra simbología del verde: como éste es considerado “complementario” del rojo, el color de lo prohibido, se ha convertido en su contrario, el color de la permisividad. Hoy, nuestra sociedad urbanita ávida de clorofila lo ha convertido en símbolo de libertad, juventud, salud. De hecho, nuestras sociedades contemporáneas han llevado a cabo una gran revalorización del verde, que en otros tiempos era el color del desorden y la transgresión: ahora, en cambio, es el color de la libertad.

En la Antigüedad, el color amarillo era bastante apreciado. En las culturas no europeas como Asia y América del Sur, el amarillo siempre ha tenido una connotación positiva. En la edad Media, el color dorado absorbió los símbolos positivos del amarillo, todo lo que evoca el sol, la luz, el calor, la vida, la energía y la alegría. En cambio, el amarillo, se ha convertido en un color apagado, triste, que recuerda al otoño, la decadencia, la enfermedad. A mediados del periodo medieval, en todo Occidente el amarillo se convierte en el color de los mentirosos, de los embusteros, de los tramposos, pero también en el color del ostracismo, que se impone a las personas a las que se quiere condenar o excluir. En las décadas de 1860-1880 la paleta de los pintores cambia: pasan de la pintura en el estudio a la pintura en el exterior, y hay otro cambio cuando se pasa del arte figurativo al semifigurativo. Es también el momento en que el arte se escuda en la ciencia y afirma que hay tres colores primarios: azul, rojo y amarillo que, al contrario que el verde, se ve bruscamente revalorizado. Los colores reflejan los cambios sociales, ideológicos y religiosos, aunque también quedan presos de las mutaciones técnicas y científicas. Esto entraña gustos nuevos e, inevitablemente, miradas simbólicas diferentes.

El negro forma, igual que el blanco, banda aparte en nuestra historia. Espontáneamente pensamos en sus aspectos negativos: los temores infantiles, las tinieblas y la muerte. Pero existe asimismo un negro más respetable, el de la templanza, humildad, austeridad, el que llevan los monjes e impuso la Reforma. Y hoy conocemos otro negro, el de la elegancia. La Reforma declaró la guerra a los tonos vivos y profesaba una ética de la austeridad y lo oscuro. El negro se convierte entonces en un color de moda no solamente entre los eclesiásticos, sino también entre los príncipes. El negro elegante de los trajes de gala es una herencia directa del negro principesco del Renacimiento. En Asia, aunque el negro también se asocia a la muerte, el duelo se lleva vestido de blanco porque el difunto se transforma en un cuerpo de luz. En Occidente, el difunto regresa a la tierra, se convierte en cenizas, parte por lo tanto hacia el negro. El cristianismo ha cultivado este símbolo y siempre ha asociado al duelo con lo oscuro. Tanto el negro como el blanco se han visto apartados del mundo de los colores. En primer lugar, la teoría del color “luz”, que se desarrolló a finales de la Edad Media. Luego, la aparición de la imagen grabada y de la imprenta impuso poco a poco la pareja negro-blanco. En ese mismo momento, la Reforma privilegió esos dos colores y los distinguió de los otros en nombre de la austeridad. El tercer cambio: la ciencia, una vez más, se metió en el asunto. Al descubrir la composición del espectro del arcoíris, Newton estableció un cortinado de colores (violeta, índigo, azul, verde, amarillo, anaranjado, rojo) que, por primera vez, excluye el negro y el blanco. Lo sorprendente de esta pareja es que tienen la capacidad de describir por sí sola la realidad, a condición de declinar el conjunto de gris entre ambos colores. Hoy, los científicos y artistas reconocen que el negro es, al igual que el blanco, un color de pleno derecho.

Para la cultura europea, hay seis colores principales: azul, rojo, blanco, verde, amarillo y negro. Un color es una categoría intelectual, un conjunto de símbolos. La prueba es que los seis colores de base son los únicos que no tienen referentes. Se definen de modo abstracto sin necesitar una referencia en la naturaleza, a diferencia de los “semicolores”: el violeta, el rosado, el naranja y el marrón. Esos cuatro semicolores deben su nombre a un fruto o a una flor. Al violeta, en latín medieval, se le llamaba “subniger”, es decir, seminegro. Se identificaba, lógicamente, con el medio duelo, el que se aleja en el tiempo. El violeta es el color litúrgico de la penitencia, del Adviento y del Cuaresma. Se ha convertido tardíamente en el color de los obispos. Es poco habitual en la naturaleza y bastante vulgar cuando se fabrica artificialmente. Es difícil reproducir los bellos tonos naranja de la naturaleza. Los naranjas que fabricamos artificialmente siempre son chillones. La palabra “anaranjado” nació en Occidente en el siglo XV con la importación de los primeros naranjos. Hoy se han trasladado a este color las virtudes del oro y del sol: calor, alegría, vitalidad y salud. El rosado no tuvo una existencia muy definida durante mucho tiempo. Llevado en el romanticismo, el rosa adquirió su simbolismo en el siglo XVIII: el de la ternura, la feminidad, la suavidad, con su vertiente negativa: la cursilería, el empalado. De nuestros once colores y semicolores, el marrón es el menos apreciado, aunque abunda en la naturaleza. La palabra “marrón” apareció en el siglo XVIII, derivando de la castaña. Este semicolor posee pocos aspectos positivos, a menos que tomemos la humildad y la pobreza como virtudes, que es lo que hacen algunas órdenes monásticas. La palabra gris es antigua y posee un doble simbolismo. Para nosotros evoca la tristeza, la melancolía, el aburrimiento, la vejez. Pero en una época en que la vejez no estaba tan desvalorizada, remitía por el contrario a la sabiduría, a la plenitud, al conocimiento.

Al ir añadiéndoseles cada vez más capas de símbolos, los colores han terminado perdiendo parte de su fuerza. Nuestros colores son categorías abstractas sobre las cuales la técnica no tiene mucha influencia. Es bueno conocer sus significados, pues condicionan nuestro comportamiento y nuestra manera de pensar.