Etiquetas

, , ,

Apenas una mujer cumple 25 años, muchos esperan que se case y tenga hijos (en caso de que ya haya terminado su carrera). Sin embargo, hay muchas que, teniendo ya entre 30 a 40 años, siguen siendo solteras y sin hijos y no les va nada mal.

Si dices que no quieres tener hijos, todos te miran con asombro y debes prepararte para escuchar las típicas frases como: “es diferente cuando son tuyos” o “ya vas a cambiar de parecer cuando encuentres al hombre de tu vida” o incluso las que dicen “yo también decía así, pero luego los tuve y fue lo mejor que me pasó en la vida”. Bien, en mi caso solo me queda sonreír, asumir con la cabeza y simplemente decir: “puede ser”. No voy a poder evitar esa clase de comentarios. Y bueno, supongo que será así hasta los 40.

Meses atrás, leí un artículo de alguien que habló sobre el tema. A mi parecer, su decisión me pareció un poco extrema, pero bueno, es su cuerpo y puede hacer con él lo que quiera. Si quieren saber su postura, nada más lean el artículo. Aclaro que ella no realizó aborto, por si pensaban eso. Transcribiré aquí un resumen junto con el enlace, por si desean leerlo completo:

A menudo me dicen que yo sería una buena mamá. Dependiendo de la relación que tenga con la persona que me lo dice, reacciono de dos maneras: con una pequeña sonrisa sincera y una respuesta de “mmmm”, para no entrar en discusión o una carcajada seguida de un firme “NO”. 

No quiero poner al bebé en una lista de espera en una guardería. Tampoco quiero decidir entre la educación pública y privada. No quiero tener que organizar sus clases de baloncesto y de ballet, tampoco quiero ayudarlo con sus clases de trigonometría y ni lidiar con su adolescencia.   

He recibido respuestas como: “Bueno, cuando conozcas a la persona correcta, cambiarás de opinión “. Algo que básicamente me sugiere que soy incapaz de tomar decisiones con respecto a mi propia vida sin consultar a un hombre futuro y eso es ofensivo.  

Otros tanto me preguntan qué hago para ganarme la vida y si es que mi trabajo no me permite embarazarme.  

Dos mamás me dijeron, incluso: “No sabía lo que era el amor hasta que tuve un bebé. Deberías reconsiderar”.  

Estoy contenta por ellas pero qué triste me pareció que no supieran lo que era el amor antes de convertirse en madres.  

Pero en este punto de mi vida, no importa cuántas personas traten de hacerme cambiar de opinión porque la decisión está tomada de manera permanente y ya no hay vuelta atrás.  

El año pasado me ligué las trompas de Falopio. Sí, a los 28 años.   

Admito que en un inicio sentí pánico. Por un momento pensé que quizás todos tenían razón y que yo era la que estaba mal. ¿Qué tal si a los 30 sí quería tener hijos? ¿Qué tal si sólo estaba en una etapa de rebeldía con respecto a este tema?  

Después de ese momento de locura, reacomodé mis pensamientos y la cordura volvió. Me hice la cirugía.  

Desde entonces he vivido mi vida lo mejor que he podido, he amado y me han amado, he viajado por el mundo, he estudiado más, he pasado tiempo aprendiendo cosas que me interesan y he conocido a personas maravillosas.   

Texto completo en este enlace: http://www.msn.com/es-xl/estilo-de-vida/familia/por-qu%C3%A9-no-quiero-tener-hijos/ar-AAdPWxC?li=AAaX9Td

Bien, y ahora me toca a mí hablar sobre el tema.

Hay veces que me pregunto cómo sería si tuviese hijos, ya sea como madre soltera o con una pareja. Pero otras pienso que, por mi estilo de vida y los estudios que pienso realizar luego de graduarme de la facultad, la verdad no me gustaría tener hijos. Digo, al tener hijos tendría que dejar muchas cosas de lado. Y yo todavía quiero seguir capacitándome, viajar, estudiar y dedicarme al arte. Y esas cosas llevan su tiempo. Incluso podría llevarme toda una vida.

¿Que estoy en contra de la familia? ¡Claro que no! Para mí la familia es una de las cosas más importantes que uno puede tener. Y no siempre la familia tiene que ser consaguínea. También puedes “adoptar” una, en este caso considerar a los amigos como tu familia.

¿Y si envejezco y no tengo nadie que me cuide? Y bueno, ahí ya veré yo, pero seamos sinceros: muchos hijos abandonan a sus padres en asilos o incluso los echan a la calle. Cada rato salen noticias de ancianos abandonados y gravemente enfermos, todos ellos con hijos y nietos que quien sabe por dónde andarán. Así que no me vengan con esas historias. Tengo 25 y aún no pienso en eso, soy de las que prefieren vivir en el presente porque sé que nunca se sabe qué pasará en el futuro.

¿Que si no me gustan los niños? Y sí y no. Depende. Hay niños que te dan ganas de darle un coscorrón en la cabeza de tan terribles que son. Son como cualquier otra persona. A veces no tengo ni ganas de ver a nadie, sea de la edad que sea.

¿Pero entonces, quiero o no quiero tener hijos? Y no, por ahora. Pasé por muchas cosas malas a finales de mi adolescencia y comienzos de mi adultez y, aunque exteriormente parezca una persona normal, mi mente es un torbellino de emociones inestables. Apenas estoy terminando mi carrera y apenas estoy pensando en qué quiero hacer con mi vida. Y cabe decir que no tengo el dinero suficiente para solventarme a mí misma. Con todo eso, ¿realmente quiero tener hijos? Creo que ya he dado razones suficientes para hacerme entender.

Tranquilos, no voy a ligarme las trompas de Falopio ni nada parecido. Nada es absoluto en esta vida. Capaz que unos años después cambie de parecer y desee formar una familia, aunque lo veo improbable.

Mientras, les comparto esta frase que me encantó y espero les guste también. Que tengan un buen día 🙂

Anuncios