Etiquetas

El arte es la creación más profunda, más completa y más libre del hombre.

La más profunda, porque en el arte el hombre se expresa en su totalidad y no solamente con lo que puede manifestarse por el canal de lo lógico.

La más completa, porque a una obra de arte no se le puede quitar ni añadir nada.

La más libre, porque es donde nuestro sentimiento e imaginación encuentran menos obstáculos, en el mundo exterior, para su realización.

En el arte, la metáfora nos facilita la evasión y crea entre las cosas reales arrecifes imaginarios. La metáfora escamotea a una realidad enmascarándola con otra, dejándonos ver tras ella la aspiración que induce al hombre a superar la tosca realidad.

El secreto de la obra de arte está en esa conmoción que produce al chocar su realidad sensible con el mundo de nuestro espíritu. Una obra de arte es algo tan concreto, algo tan rico por su logro y perfección, que en ella el hombre encuentra significados profundísimos. Por eso Hegel pudo escribir que “El arte consiste en encerrar lo infinito en lo finito”.

Los colores, las líneas, los sonidos, los planos y las palabras forman mundos nuevos, que son fruto del espíritu del hombre. Por eso las obras de arte no pasan nunca; su validez es permanente, aún cuando cambien los gustos y estilos. El arte tiene conciencia de su validez y su temporalidad. El pensamiento del hombre también sufre esta inflexión, esta caída, aunque siempre se levanta nuevamente con valor originario.

Extraído de: “Filosofía y cultura” de Laureano Pelayo García. Asunción, Offset Comuneros SA

Anuncios