Etiquetas

, , , ,

Estas técnicas artísticas se implementan en la etapa del jardín, preescolar y primer ciclo. Sin embargo, también los adultos lo pueden experimentar. Los materiales son de bajo costo y no requiere mucho esfuerzo para lograr resultados increíbles. A continuación presentaré estas técnicas artísticas, resultado del trabajo de una clase de Didáctica que asistí por un tiempo y en donde aprendí sobre la educación artística.

Grabado Americano

20141005_175723
Materiales: Crayolas, témpera, agua, pincel chato ancho, cartulina
Procedimiento: En la cartulina pasarle bloques de colores con la crayola, sin dejar espacio en blanco. Una vez cubierta la superficie, arrugar la cartulina hasta formar una bola. Luego, extenderla lo más que pueda y pasarle témpera aguada con el pincel.
Análisis cognitivo: Esta técnica es para niños de siete a ocho años, a los cuales les llamará la atención la consigna de arrugar la hoja. Verán que, luego, la témpera dejará líneas finas y quedará como un grabado o un cuadro con relieve y textura.

Esgrafiado

20141005_175759
Materiales: Témpera negra, cola, maizena, crayola, cartulina
Procedimiento: Mezclar la témpera con la cola y maizena hasta lograr una mezcla homogenea. Pasarle una capa a la cartulina, la cual ya habría sido previamente coloreada en su totalidad con las crayolas, y esgrafiar con un objeto punzante
Análisis cognitivo: Es ideal para niños en edad escolar, en que están en una etapa en que siguen consignas y se dan cuenta de que deben seguir las indicaciones para que le salgan buenos resultados. Se maravillan al ver lo que pueden llegar a hacer con materiales poco convencionales, lo cual lo incentivan a la creación y a motivarlo a buscar soluciones a ciertos problemas.

Crayola con témpera aguada

20141005_175917
Materiales: Crayolas de distintos grosores, témperas, pinceles gruesos, agua, cartulina blanca.
Procedimiento: Con las crayolas trazar en la cartulina alguna figura definida o bien unos simples trazos. Después, diluir la témpera con el agua y pasarlo encima con el pincel ancho.
Análisis cognitivo: Un niño de cuatro o cinco años ya podría realizar figuras definidas. Aunque este procedimiento también vale para un niño de tres años, dado que a ellos les encanta dibujar con las crayolas, dándole más facilidad de movimiento. Con la témpera aún les costará un poco y hasta se verán más limitados. Pero podrán apreciar cómo sus figuras realizadas con crayolas seguirán viéndose a pesar de pasarle la pintura. Eso sí, si le pasan la témpera pura, sin diluir con agua, ya no podrán ver los trazos que hicieron con las crayolas con anterioridad.

Dibujo libre con Crayola

20141005_175929
Materiales: Cartulina blanca, crayolas de todos los colores
Procedimiento: En una superficie blanca trazar varias líneas con las crayolas, realizando garabatos
Análisis cognitivo: Esta técnica sirve para niños pequeños, de dos a tres años, dado que aún no poseen una buena motricidad para controlar sus movimientos. Es por eso que se recomienda que usen superficies grandes y, en lo posible, crayolas gruesas. Las crayolas finas se les romperían con facilidad y no podrían llenar el espacio.

Pintura libre con témpera 

20141005_175939
Materiales: Cartulina blanca, témpera de varios colores, pinceles anchos, agua, trapito
Procedimiento: Con el pincel ancho trazar la cartulina con diferentes colores de témpera, produciendo así una mezcla de colores que se van oscurecinendo con cada trazo.
Análisis cognitivo: Esto es una “pintura libre”, orientada a niños de dos a cuatro años, en una etapa en que van desarrollando su motricidad, así como también les ayuda a aprender lo que sucede cuando se superponen varios colores. Lo que más les llamará la atención es que, con el tiempo, los colores se oscurecen con cada trazo nuevo que dan.

Pegamento y pintura

20141005_175958
Materiales: Pinceles anchos, témpera, cola vinílica, agua, vasito, cartulina blanca
Procedimiento: En la cartulina blanca esparcir la cola vinílica con la mano, del cualquier forma y con cualquier trazo. Dejar secar unos minutos y, después, con un pincel, pasarle encima la témpera diluida con agua.
Análisis cognitivo: Esta técnica es ideal para niños de entre cuatro y cinco años, en la etapa de kindergarden, dado que están en la etapa de experimentar con diversas texturas y el manejo de su motricidad. En este caso, los niños experimentan con una textura pegajosa, el cual se confunde con el blanco de la cartulina y genera un gran descubrimiento (por parte del niño) al pasarle encima la témpera diluida con agua. Así revelarán las formas que trazó con el pegamento y que dejó un relieve que solo es revelado con la pintura

Cera con crayola

20141005_180010
Materiales: Un pedazo de cera o vela, cartulina, crayolas gruesas
Procedimiento: En la cartulina rayar con cera su superficie, intentando crear formas o contornos con la misma. Después pasarle encima la crayola gruesa, descubriendo así los trazos invisibles que dejó la cera en la cartulina
Análisis cognitivo: Esta técnica también va para niños de seis a siete años, los cuales aprenderán que al rayar las superficies, éstas dejan marcas que solo se ven cuando se les pasa otra cosa, en este caso la crayola. También puede usarse la témpera aguada o diluida y se puede usar con una intención determinada.

Vela derretida con témpera aguada

20141005_180023
Materiales: Témpera, agua, pincel ancho, vela, fósforo, cartulina blanca
Procedimiento: En una cartulina pasarle la vela derretida con el fuego, haciendo goteos o chorreando la cera. Una vez seco, pasarle la témpera diluida con agua encima.
Análisis cognitivo: Por usar fuego, es recomendable para niños de seis a siete años, los cuales ya lo harían con un motivo determinado y una intención determinada. Pueden formar figuras o usar el goteo para un propósito. Lo que más les llamará la atención es que, al pasarle la pintura, solo la cera no será afectada por la misma. Así no solo se queda una textura, sino también un interesante trazo visual que se va manifestando en cuestión de segundos.

Anuncios