Etiquetas

, , ,

Así como grandes emperadores romanos y filósofos griegos se dejaron retratar por los grandes artistas de la época, también varios mandatarios y pensadores paraguayos se dejaron retratar por los artistas paraguayos. No importa la distancia del tiempo ni del espacio, el retrato siempre ha servido a los mandatarios para sus propósitos: el de permanecer en el tiempo y mostrar vestigios de su poder.
En el Paraguay existen retratos del Mariscal López, Francia y varios próceres de la patria, ya sea en esculturas o pinturas. Con el tiempo, muchos presidentes no solo recurrían al retrato en pintura, sino también al retrato fotográfico. Pero los artistas paraguayos también empezaron a retratar a las personas comunes. De esta manera, y con la ayuda de la tecnología, todos pudieron y pueden acceder al arte de ser retratados para permanecer en el tiempo.

Algunos artistas paraguayos que trabajaron el retrato

Son muchos los artistas paraguayos, pero son pocos los que realmente trabajaron con el retrato.
El artista paraguayo más conocido es Saturio Ríos. Nació en el año 1846 y fue testigo de la guerra de la Triple Alianza. Pintó el retrato de varias personalidades de la política y la sociedad, como el retrato del Obispo MA Palacios, del coronel José María Aguiar y el de Benigno López. Luego de la guerra siguió retratando, pero la crisis que sufría el país en ese entonces hizo que las personas no apreciaran su arte, por lo que cayó en la frustración rápidamente.
Otro artista que trabajó el retrato fue Roberto Holden Jara. Al viajar al Chaco, se fascinó por la cultura de los indígenas, por lo que prácticamente se dedicó a retratarlos. Sería uno de los primeros artistas paraguayos que, en vez de retratar a grandes personalidades, se preocupó por retratar a los indígenas, que en ese entonces eran completamente rechazados por la sociedad en general. Una de sus obras más famosas es la “morena de los ojos claros”, con el cual obtuvo el premio municipal de pintura. Hoy en día, ese cuadro es más conocido como “La mestiza”.
No solo los hombres hicieron retratos, también hubieron mujeres quien se dedicaron a ese arte. La más conocida es Ofelia Echagüe, cuyos retratos se ubican entre la pintura tradicional y las corrientes innovadoras del arte paraguayo. Su retrato más famoso es el rostro de una mujer, que posiblemente sería su autorretrato. No tiene un título característico, simplemente se denomina “Retrato”.

El retrato paraguayo en la actualidad

Prácticamente, cuando se habla de retrato en el presente, se habla de la fotografía. Los artistas utilizan mucho este método para representar el realismo de las personas y su situación actual. Las más difundidas son las fotografías que muestran el rostro de los indígenas, como las fotos de un sacerdote llamado José María Blanch. Este sacerdote se radicó en Paraguay durante los años cincuenta, dedicándose por completo a la difusión de la vida campesina y su opresión por el régimen stronista. También se dedicó a difundir, por medio de las fotos, la vida de los indígenas, las ruinas jesuíticas y diversos espectáculos de teatro y ballet.
Los políticos tampoco se quedan atrás. Con motivo de las elecciones, se dedican a difundir su imagen por medio de afiches, folletos, fotografías, televisión e internet. Así como lo hacían los emperadores por medio de la repetición de sus rostros en las esculturas, así también lo hacen los diversos gobernadores y políticos paraguayos, con la intención de ampliar su poder y trabajar en la mentalidad del pueblo para ser elegidos por el mismo.

Nota: las informaciones e imágenes fueron sacados de las siguientes páginas webs:

http://alparaguay.blogspot.com/2010/12/retratos-paraguayos-en-dos-tiempos_19.html
http://www.portalguarani.com/

Anuncios