Etiquetas

, , , , , , , ,

Honoré Daumier es conocido por sus caricaturas, en la que satirizaba a los mandatarios de su época. Un ejemplo de ello es una litografía llamada “Gargantúa”, en la que ridiculizó a Luis I. En la misma, se ve al mismo representado como un ser grotesco, en la que, desde una larga lengua, se traga a todas las personas. El personaje se encuentra sentado en una especie de silla-inodoro, en donde se ven claramente unos personajes y papeles cerca de lo que sería “la casa de gobierno”. Hoy en día abundan muchas de estas caricaturas, en las que se ridiculizan a los presidentes, políticos o, incluso, sacerdotes. Pero, para Honoré Daumier, aquella sátira le costó una buena temporada en la cárcel. Aún así, el artista siguió satirizando a las personas, al igual que lo hacen muchos caricaturistas actuales. Solo que, a diferencia de aquel siglo, hoy en día a los mandatarios no les afecta tanto aquellas burlas a su imagen. A lo mejor puede que les importe, pero se dan cuenta de que, mientras más censuren a uno, más lo incentivarán a seguir dibujando o satirizando, tal como pasó con este ingenioso caricaturista.

Anuncios